¿Tengo plagas en mis plantas?: Guía para un cultivo saludable

La agricultura requiere de atención y cuidado continuo. Uno de los problemas más comunes y que puede tener consecuencias nefastas son las plagas en las plantas. La habilidad para encontrar plagas a tiempo es clave para salvar la cosecha. 

En este artículo, te contamos cuáles son las plagas más comunes y los signos de alerta. 

Enfermedades de las plantas 

Las enfermedades de las hojas de las plantas pueden ser causadas por patógenos, incluyendo bacterias, hongos y virus. Entre las más comunes están el mildiu polvoriento, la roya y el oídio. 

Para identificar y diagnosticar estas enfermedades, es esencial observar atentamente los síntomas visibles en las hojas. Por ejemplo, si notas manchas amarillas o marrones, decoloración o deformación en las hojas, podrías estar frente a un problema. Para evitar que estas enfermedades aparezcan debes: 

  • Mantener un espacio adecuado entre las plantas para mejorar la circulación del aire 
  • Regar correctamente para evitar la humedad excesiva 
  • Usar tierra esterilizada y semillas libres de enfermedades 

Recuerda que una detección temprana y un tratamiento efectivo son esenciales para mantener tus plantas saludables. 

Tipos de plagas y daños ocasionados 

Existe una gran cantidad de plagas que pueden ser peligrosas para tus cultivos. Te presentamos los más comunes y algunos consejos para identificarlas: 

  • Pulgones: son insectos pequeños, blandos y de cuerpo alargado, generalmente verdes o negros. Se alimentan de la savia de las plantas, causando hojas amarillas y marchitas; además, producen una sustancia pegajosa llamada melaza que atrae a las hormigas. 
  • Cochinillas: son insectos pequeños, ovalados y cubiertos de una capa cerosa blanca o marrón. Se adhieren a las hojas, tallos y ramas de las plantas y se alimentan de la savia de las plantas, causando hojas amarillas y debilitadas. Producen melaza que atrae a las hormigas y al hongo negrilla. 
  • Arañas rojas: se trata de arañas pequeñas, de color rojo o marrón, que apenas se ven a simple vista. Forman telarañas finas en las hojas de las plantas, que pueden adquirir un aspecto bronceado o moteado. 
  • Mosca blanca: Insectos pequeños, blancos y voladores, similares a los mosquitos. Producen melaza que atrae a las hormigas y al hongo negrilla, y pueden transmitir enfermedades virales a las plantas. 
  • Trips: Insectos pequeños, alargados y de color marrón o negro. Pueden provocar que las hojas se deformen y ricen. 
  • Orugas: son larvas de mariposas o polillas y pueden ser de diversos colores y tamaños. Se alimentan de las hojas, flores y frutos de las plantas y pueden causar grandes daños. 
  • Caracoles y babosas: Moluscos de cuerpo blando y baboso que se alimentan de las hojas, flores y frutos de las plantas. Dejan un rastro de baba brillante a su paso y pueden provocar daños significativos a las plantas, especialmente a las jóvenes. 

Cómo identificar las plagas 

Ahora que ya conoces las plagas más importantes, es fundamental que trates de reconocerlas lo antes posible para evitar posibles daños. Para ello debes: 

  • Inspeccionar las plantas regularmente: Busca en las hojas, tallos, ramas y flores en busca de insectos, huevos o signos de daño. 
  • Prestar atención a las hojas: Las hojas amarillas, marchitas, decoloradas o con agujeros son señales de que pueden estar presentes plagas. 
  • Buscar telarañas: La presencia de telarañas puede indicar una infestación de arañas rojas u otros insectos. 
  • Observar las plantas en busca de movimiento: Algunos insectos, como los pulgones y la mosca blanca, se pueden ver moviéndose en las plantas. 
  • Usar una lupa: Si no puedes ver bien las plagas a simple vista, puedes usar una lupa para examinar las plantas con más detalle. 

Detectar problemas a tiempo es crucial para prevenir daños a largo plazo. Inspecciona tus plantas regularmente en busca de signos de infestación, como hojas mordidas o decoloradas. Si tienes dudas sobre si tus cultivos están saludables, te recomendamos que recurras a asesoramiento técnico agrícola, que asegure un reconocimiento profesional y sea capaz de ofrecer el tratamiento idóneo en caso de que tus plantas estén infectadas. 

¿Hablamos?

Artículos relacionados